2 comentarios

Mi muy mejor amiga

Los gatos pueden ser unos vacilones.

Aunque Pirata vive conmigo en un piso de ciudad, y Lola en casa de mis padres, en el campo, ambas pasan mucho tiempo juntas porque siempre que voy a verles me llevo a Pirata conmigo.

El primer día que Pirata, siendo una bolita vio a Lola, salió corriendo hacia ella como si fuera su madre perdida.

Lola bufó.

Siguen igual y Lola no puede ni verla: le bufa, gruñe, chilla. Pero eso no detendrá a Pirata. Como no consigue que Lola entre al trapo y juegue con ella, pues Pirata juega a acercarse a Lola hasta conseguir que la otra se arranque y salga a perseguirla.

No sería vacilar si sólo fuera una vez. Pero cuando las ves hacer eso durante horas, empiezas a sospechar que al menos una de las gatas está disfrutando.

Secuencia:

[Si pulsáis sobre las fotos las podréis ver con mayor calidad]


Pirata quiere jugar


Lola bufa y amenaza

Pausa dramática


Su muy mejor amiga no quiere jugar con ella.

Anuncios

2 comentarios el “Mi muy mejor amiga

  1. Me encanta la pausa dramática!

  2. ai que bueno! pausa dramática! genial!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: