7 comentarios

Bañar a un gato

Yo soy de la opinión de que los gatos se saben limpiar solitos, y sólo deberíamos bañarlos ante causas excepcionales. El otro día se presentó una de esas causas.

Creo que ya he comentado alguna vez que Pirata está acostumbrada a viajar en coche. Habitualmente, cuando la capturo para meterla dentro del transportín y salir de casa, previamente la meto en su arenero. Ella se sale, pero la capturo de nuevo, y otra vez al arenero. Normalmente a la segunda ya se da por aludida y hace pis, o lo que se tercie…

Nunca había tenido ningún problema de incontinencia, hasta el otro día. Tuvimos que estar en el coche el doble de lo normal, unas dos horas. La gata no protestó más de lo habitual, y todo parecía transcurrir dentro de la normalidad. Pero cuando se bajó del transportín, unas huellas sospechosas la delataron. Efectivamente, se había hecho pis.

Como era de noche, sólo limpié el transportín, y a ella la dejé limpiarse sola. Pero al día siguiente aún olía mal. Tuve que empezar la operación baño. Para ello necesitaba los siguientes elementos:

  • Jabón: No tenía en casa de mis padres jabón para gatos. Con muy poquito jabón de humanos tendría que apañarse.
  • Agua caliente: No iba a ser un baño, sería una ducha.
  • Toalla: Para secarla nada más terminar.
  • Secador de pelo: para torturarla para prácticamente terminar de secarla.
  • Y por último lo más importante: el lugar donde bañarla.

El sitio para bañar a la gata es importante porque su elección condicionará el número de arañazos fortuitos que recibirás.

Las primeras veces que la bañé lo hice en el lavabo: mala elección. Ella querrá escapar, y aunque el lavabo resbale a sus uñas tu ropa y pelo no, y te intentará escalar para huir. Arañazo asegurado.

La siguiente vez el baño fue ella dentro de la bañera, yo fuera. Más superficie anti uñas, pero muchos huecos por los que escapar. A la mínima que tienes que utilizar las dos manos para algo, y que quitas una mano de encima del gato, huirá.

Esta vez decidí innovar: Me arremangué el pijama, y ahí que fuimos las dos a la bañera, con la mampara cerrada. Fue un acierto. Aunque protestó un poquito, realmente era porque el agua estaba volviéndose fría. El resto del tiempo, intentaba buscar un hueco para escapar y gimoteaba, pero no hubo ni un solo arañazo!

Tras un buen aclarado, lo mejor es envolverla en la toalla y empezar a frotar antes de que se den cuenta de que ya no cae más agua e intenten matar a la toalla. Cuidado con los arañazos, porque descargarán toda su furia contra la toalla que les frota.

Cuando el arañazo esté al caer (o tras el primero de ellos), llega el “momento secador”. A Pirata le da un poco de miedo, e intenta esconderse. Lo mejor que podéis hacer es aprovecharos del efecto avestruz: si esconde la cabeza debajo de vuestro brazo, ella se creerá que ya está a salvo y se dejará secar mejor. Aunque Pirata tampoco aguanta mucho así, y hay que irla arrinconando con el secador por el baño. Cuando ya esté casi seca, podéis dejar de torturar al bicho, ya se ocupará él de terminar de secarse solo.

carita_de_penaTras el secador, un poco húmeda aún, pero limpia y esponjosa!

Eso sí, que no os engañen sus ojos de gato de Shek!! Es más sano para ellos pasar este mal rato con el secador que arriesgarse a coger un resfriado.


Publicado originalmente en https://catsandroids.wordpress.com/ 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution Non-commercial Share Alike license.

Anuncios

7 comentarios el “Bañar a un gato

  1. Poor Pirata… La verdad es que Patu se deja hacer (no le doy demasiadas opciones). Le baño sólo en verano, un par de veces, porque hace mucho calor y créeme que la sensación de después le encanta (como está fresquito vuelve a correr y a jugar). Así que no hay necesidad de enfrentarle con el secador. Le dejo orearse y tan feliz.

    Cuando se pone hiper mono es cuando le seco. Se queda como muertecito. Le envuelvo en la toalla, me lo llevo al regazo hecho una bola y se queda quieto quieto, no se mueve nada, mientras le seco. De hecho la primera vez que se quedó así me asustó, porque de veras que se queda como paralizado (creepy…).

    En cualquier caso mi experiencia bañando gatos (a fecha de hoy, 3 gatos diferentes) es la misma: en la bañera, sujetándoles con una mano en la cruz para fijarles al suelo de la bañera (se intentarán mover para irse, pero está resbaladizo y eso les asusta mucho, así que “aplastándoles” contra el suelo le haces más complicado poder levantar una pata para escapar porque pierden estabilidad, así que se quedan quietos) y tratando de hacer la “experiencia” corta. A veces me mojan más, a veces menos, pero no son capaces de levantar la pata y arañar por lo que no hay peligro para la integridad física.

  2. Nosotros compramos unas toallitas especiales para limpiar el pelo de gatos y perros, y después de la visita al veterinario que Sagu se pone nervioso y se mea encima, le pasamos una toallita y se queda perfecto.

    Hule, bien, brilla y Sagu encantado.

    • Nunca había oído hablar de esas toallitas. Las buscaré por Zooplus. Aunque me da un poco de cosa, porque como los gatos se chupan tanto el pelo, al final se van a comer lo que tengan las toallitas.
      Después de limpiarle con ellas, no protesta ni pone cara de asco al chuparse?

  3. Mi experiencia con la gata de mis padres es que el momento secador se hacía más llevadero metiéndola dentro del transportín. Enchufábamos el secador a los agujeros y, una vez aceptaba que el ruido era constante y notaba el aire calentito que salía por ahí, era ella la que se iba recolocando para poner la parte más húmeda (o la que sintiera más fría) cerca del secador.

    Con Kal-El, la verdad es que le perseguía por el baño, le cepillaba, le volvía a perseguir por el baño… Tamaña bola de pelo no era manejable con el transportín.

    Ahora le bañamos sólo una vez al año (porque ya no le exponemos a terribles humanos alérgicos) y lo hace la peluquera que, inmediatamente después, le corta el pelo para el veranito.

  4. oye, pues parece buena idea eso de entrar con ella a la bañera..a mi me gustaría probarlo la verdad, pero también me da algo de miedo fastidiar su buena relación con el agua..esperaré a que sea necesario como hiciste tu creo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: